Hay una horrible mancha en mi pared

Hay una horrible mancha en mi pared

Una reunión de vecinos cualquiera, ¿a quién le gustan? no digo que a nadie, porque siempre hay gente a la que le encanta la gresca y la jarana, pero en general si vamos es porque no tenemos más remedio y porque en realidad se tratan asuntos que nos afectan, nos gusten o no. La derrama, esa palabra tabú que con tan sólo oírla ya nos recorre por el cuerpo un sudor frío, raro es el mes que no cae algo extraordinario: reparación ascensor, pintura, unas baldosas partidas, una cerradura rota, pequeñas cosas derivadas del uso diario y del inexorable paso del tiempo. Pero entre todas estas cosas hay algunas que pueden afectar a todos los vecinos, o a varios a la vez y que son un gran foco de conflicto añadido a los habituales…

Estamos hablando de las humedades o lo que es peor de las filtraciones de agua provenientes de los pisos o estancias contiguas as la nuestra. Se presentan en nuestros hogares con extrañas manchas en las que en ocasiones creemos reconocer una versión de la caras de Bélmez o del Ecce Homo de la celebérrima abuela Cecilia… ¿De quien es la culpa?, ¿De mis adorables vecinos? probablemente no, salvo casos extremos como acumulaciones de agua excesivas que no tienen mucho sentido, la culpa no es de nadie o de todos o de ninguno y si tiene algo que reclamar diríjase usted al constructor o promotor de la finca y reclámele a ver si lo encuentra…En definitiva, y como única solución posible, la temida y maldita derrama volverá a caer sin piedad sobre nosotros, y entre todos pagaremos el pato aunque el problema estuviera tres pisos más abajo.

En la mayoría de las ocasiones, estaremos pagando el precio por algo que no se ha hecho bien anteriormente, bien porque el edificio tiene ya unos cuantos años o incluso en un edificio de reciente construcción porque los que lo hicieron decidieron ahorrar en algo que no merece la pena ahorrar (quizá para ellos sí pero no para los vecinos que lo sufren). El caso es que las posibilidades de sufrir filtraciones y humedades por una mala o nula impermeabilización son múltiples y antes que pasarnos la vida pagando pequeñas derramas, quizás,  y seguro que a la larga es más económico y más conveniente poner una solución definitiva, en vez de un “parche” provisional que con el paso del tiempo volverá a darnos problemas.

¿Con qué problemas podemos encontrarnos?

  • Con humedades que aparecen en las zonas bajas de los muros y absorben el agua a través de la cimentación.
  • Con filtraciones causadas por el agua de la lluvia que penetra directamente en la fachada y/o cubierta del edificio.
  • Con humedades interiores que aparecen cuando el vapor de agua entra en contacto con elementos fríos como metales o cristales, formando pequeñas gotitas de agua. Suelen suceder en invierno y pueden provocar la aparición de microorganismos perjudiciales para la salud.
  • Con humedades de condensación, aparecen en interiores cuando el vapor de agua entra en contacto con elementos fríos como metales y cristales, formando pequeñas gotitas de agua. Suele suceder en invierno pueden provocar la aparición de microorganismos perjudiciales para la salud.
  • Humedades por filtración en las que el agua traspasa los muros y penetra en el interior. Suelen aparecer en sótanos y garajes.

Es un problema que puede afectar a toda la edificación y que tiene solución diferente dependiendo de dónde este el foco (sótano, terraza, suelos, fachada),de cuál es el tipo de soporte de la construcción (hormigón, piedra, ladrillo…),o cuál es el problema concreto (filtración, condensación, humedad meteórica o capilar)

Cómo es lógico existen multitud de soluciones diferentes dependiendo de todos estos factores: láminas, placas y bandas asfálticas, pinturas, imprimaciones, etc. Lo que tenemos que tener claro es que los milagros no existen y las soluciones definitivas solo pueden encontrarse cuando depositamos nuestra confianza en manos de verdadero profesionales. Aquí os dejamos un enlace dónde podéis informarnos de la variedad de productos/soluciones existentes en le mercado:

http://www.techoscalabuig.com/pdfs/145.pdf

De todas maneras aunque nos olvidemos para siempre de los problemas de impermeabilización para futuras reuniones de vecinos, siempre habrá nuevos y apasionantes temas sobre los que discutir: ese vecino al que le encanta el reaggeton a horas intempestivas o ese otro al que le encanta compartir con todos lo que ve por televisión…pero eso será motivo de otro post. ¡Vivan mis vecinos!

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>