2 recomendaciones para prevenir incendios

2 recomendaciones para prevenir incendios

El inicio de cualquier actividad comercial comporta la adecuación del local donde se va emplazar. Se han de tener claros aspectos como las normativas exigibles respecto a seguridad y protección contra incendios. Será imprescindible adecuar el proyecto desde un punto estructural al reglamento existente. Una de las preocupaciones más habituales es, en caso de incendio, cómo evitar que el fuego se propague de un local a otro y/o afecte a otros inmuebles. Esto se consigue gracias la instalación de una franja cortafuegos perimetral.

 ¿Por qué es tan importante la franja cortafuegos?

En los casos en los que exista una pared central o elemento de compartimentación en sectores que conduzca hasta la cubierta, la normativa exige la instalación de una franja perimetral que sea resistente al fuego. Esa franja debe ser independiente de la cubierta. Su función será la de evitar que, en caso de incendio, el fuego se propague al resto de inmuebles cuando la cubierta ligera se desplome por el efecto de las llamas. La franja evitará que el fuego acabe pasando por encima de la pared central y que las llamas campen por el resto de sectores.

Su aplicación se lleva a cabo en locales y naves industriales y comerciales, o bien, como compartimentación entre sectores de incendio de una misma actividad. No cumplir con la normativa que, en este caso es para evitar los enormes daños y desperfectos que el fuego puede causar a las naves colindantes u otros inmuebles, puede tener graves consecuencias.

Nuestra recomendación para estos casos son los productos de Tecresa para la prevención de incendios.

Independientemente de prevención antipropagación, también hay que tener en cuenta otras exigencias legales en cuanto a protección de fuego en interiores.

Nuestra recomendación para estos caso es un sistema de techos suspendidos con placas Knauf Fireboard, compuestos de un alma de yeso y recubierto de láminas de fibra de vidrio incombustible. Permite alcanzar resistencias al fuego considerables, a un buen precio y en un tiempo de obra reducido, lo que supone un ahorro en costes.

Además de emplearse en la protección contra el fuego de tabiques, techos suspendidos y trasdosado de muros, también se utiliza para la protección de vigas y pilares, la protección de conductos de cables y de ventilación. También es destacable que los acabados por medio de pinturas, empapelado, alicatado, etc. no alteran su incombustibilidad, por lo que no hay porqué que renunciar al acabado estético que se desee dar al local.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>